Dando tumbos empiezas a caminar


Hola a todos!

Soy Catalina y empecé en Microsoft como MACH hace poco más de dos meses. ¿Cuál ha sido mi experiencia hasta ahora? Pues resumiendo, muy intensa y activa. Y ahora os explicaré por qué.

Llegas a una empresa enorme, con sus procesos, gente, proyectos que se están llevando a cabo… Y tú entras en mitad de todo eso. Hay que ponerse al día, rápido, ser ágil. No sólo en productos, tecnologías y soluciones, si no en papeleos, IT, cursos de training, cómo funciona todo, quién es quién, quién hace qué… Es como saltar a una rueda que ya está rodando o a una cinta de correr que ya está en marcha, necesitas unos cuantos pasos hasta que te estabilizas (dando tumbos) y poder así seguir el ritmo. 

Yo aún sigo dando tumbos. Y en una empresa como ésta, creo que uno nunca dejará de darlos. Siempre aprendiendo, siempre en movimiento, siempre sucediendo cosas nuevas.

Mis dos primeros meses: Aprendizaje continuo, así se podría resumir. Una semana en Dublín en un evento MACH, y tres semanas en Seattle, en el TechReady y MSSU, ¡continua formación!

¿Qué es el TechReady?

Es un evento que se organiza cada 6 meses en Seattle, y donde los empleados de Microsoft más técnicos suelen asistir cada 18 meses. Son sesiones en las que se exponen contenidos de interés común, nuevas funcionalidades de productos Microsoft, proyectos interesantes, nuevas soluciones, temas para prepararte técnicamente… Están divididas por dificultad, por lo que puedes asistir a sesiones que aprovecharás para tu trabajo del día a día, con una perspectiva más especializada, o bien puedes asistir a sesiones más generales, de overview, para poder introducirte y tener un conocimiento general

¿Qué es el MSSU?

Equivale a las siglas, Microsoft Services University. Una semana y media junto a compañeros con tu mismo rol (en mi caso Consultores), de toooodo el mundo, de todas las edades, de todas las nacionalidades. Han entrado nuevos en Microsoft o se acaban de cambiar de rol dentro de la empresa, pero son nuevos, como tú y como yo, aunque con experiencia de 7, 15 o 25 años en el sector. ¿Que si aprendes? Infinito. No sólo porque te enseñan cómo será tu rol, cuál es la filosofía y estrategia de Microsoft, sino por tus compañeros, hombres y mujeres que comparten su experiencia e historia, llenas de conocimiento, vida y mundo.

Y en dos semanas me marcho a Amsterdam un mes entero. Más formación. Cuatro semanas, cinco certificaciones (exámenes propios de tecnología Microsoft) ¡Es un no parar!

Cabe pensar que para que todo esto funcione correctamente, debe ser una empresa gris, seria y sombría, con caras largas, procesos eternos o desilusión. Para nada. Mirad esta foto de Macarena y mía, tras recibir a los Doctores de la Felicidad en nuestras oficinas.

Hace poco también grabamos el vídeo del 25 aniversario de Microsoft en España. ¡Estamos en todos lados!

 

Yo personalmente estoy sorprendida por la cercanía de toda la familia Microsoft. No sólo por las ganas de ayudar cuando empiezas (si no fuera por la ayuda de mi mentor, estaría llorando en una esquina todos los días), si no por el ambiente relajado, profesional y cercano, la buena actitud, las ganas de compartir todo lo que saben… Una delicia para el que entra, y como yo, aún está dando tumbos en la cinta de correr.

Cuando estuve en el TechReady tuve la oportunidad de comer con Norm Judah, CTO del área de Servicios. "Wow!" Pensaréis, "Un CTO! Debe ser como un dinosaurio enorme, viejuno, arrugado, malhumorado con el mundo, con la competencia y con el mercado". Para nada. Un hombre cercano, amable, risueño. Fuimos cuatro en la comida, y no dejamos de hablar, él llevando la conversación, pero permitiendo hablar, escuchando y sonriendo. Sabía que yo me había incorporado hacía menos de un mes, y me explicó varios conceptos. Estuvo atento para que no me perdiera ni un segundo de la conversación, hablamos de Madrid, le preguntamos dudas que teníamos de Microsoft y su filosofía (lo siento, es secreto! 🙂 ) de la competencia, de tecnología, de restaurantes, de comida, de la diferencia de culturas… Una conversación muy rica y muy provechosa que espero poder volver a repetir. Sin duda de las mejores experiencias que he vivido últimamente, y una vez más, por el mero hecho de escuchar a alguien que sabe más, que quiere compartir, que quiere ayudar, que quiere enseñar y que aunque no se dé cuenta, quiere influir e influye. Personalmente, otro modelo más a seguir. (No hago más que engordar esa lista desde que empecé.)

Creo que os podéis hacer a la idea de la actividad, de lo rápido que se mueve todo, de lo ágil y la adaptación que hay que hacer.

Esta rueda no para, anímate a entrar. 🙂

 (Foto en el restaurante marisquería CrabPot, en Seattle. Te ponen un babero, te lanzan la comida encima de la mesa… ¡y a comer!)

Comments (2)
  1. Ismael García Cerezo says:

    Desde luego parece que en Microsoft no se desaprovecha el tiempo, también veo que se viaja frecuentemente, ¿es normal para todos los programas mach? Estaba interesado en el de marketing y este plus de viajar sería toda una gozada.

    Veo que la experiencia es muy grata aunque también supongo que serán muy exigentes en cuanto a aprendizaje y trabajo, me encanta la filosofía que creo que transmite y más aún con los cambios que se están produciendo.

    Espero más experiencias y opiniones sobre Microsoft desde la visión de un empleado.

    Gracias de antemano.

    Un saludo Catalina.

  2. israelarribas says:

    Buenas Ismael,

    depende mucho del puesto. En mi caso (consultoría), depende principalmente de dónde se encuentra el cliente y de si es necesario o no estar in situ (generalmente, gracias al teletrabajo, podemos realizar nuestras tareas desde la oficina o desde cualquier otro lugar).

    En efecto, no paras de aprender NUNCA, pero eso en todas partes (o al menos esa es mi filosofía).

Comments are closed.

Skip to main content