Sin estándares no hay paraíso.


¿Cuántos navegadores conoces? No hablo sólo de los cinco que todos tenemos en mente y que hasta ahora ocupan el 98% de la cuota de navegación.

En cuando nos adentramos un poco más vemos la cantidad de personas que usan navegadores de otras plataformas, otras versiones no actualizadas, ediciones especiales para móviles u otros dispositivos.

Se calculan que existen en el mercado aproximadamente 3000 tipos de dispositivos desde los que se puede acceder a Internet, en unos 800 tipos de navegadores (entre marcas, versiones y ediciones). Pero es un dato actual, y debido a su magnitud, más que volátil.

Así que si eres un desarrollador web, me parece fundamental que no centres la creación de tu código en sólo un navegador, o una base de código para cada navegador, sino que programes haciendo que tu web funcione correctamente en cualquiera de ellos.

No creo que descubras un concepto nuevo cuando te hablo de estándares, de hecho existen desde 1994 y cada año se añaden unas cuantas directrices más para conseguir que la Web funcione mejor para todos y todos los sitios sean accesibles a más personas y desde más dispositivos.

¿Por qué es tan importante seguir los estándares?

El uso de estándares no sólo hace que cada página que construyas se convierta en navegable desde diferentes navegadores, sistemas o plataformas. Sino que a través de los estándares, intentaremos conseguir:

1440_accesibilidad_web_00BB4B8EAccesibilidad:  
Es el primer punto que puede convencerte de usar estándares web es la accesibilidad, piensa en la labor social que representa usar estándares. Permite que tu web pueda ser vista por personas que utiliza navegadores no tan conocidos, estarás facilitando la navegación a personas con discapacidades.

Navegadores con sintetizador de voz, que dibujan las webs, que mejora la lectura con tamaños de letra y contrastes, que cambia colores, que ayuda a personas con problemas cognitivos, con problemas de comunicación, que convierten las web en modo texto o que incluso se combinan con dispositivos braille. Todos ellos funcionan mejor si sigues los estándares.

ladrilloUna Web más estable:
Seguir los estándares es la forma más eficiente de conseguir una web más estable, en la que podamos navegar con todo tipo de hardware, incluyendo móviles, tabletas y lectores electrónicos..

Centrarse en los estándares más estables nos ayudará a mejorar la experiencia de usuario en la mayoría de los navegadores. Cuando programamos para probar las nuevas características, las más experimentales, cuya especificaciones aún están en desarrollo, probablemente, algo cambie, o aún no sea implementado por todos los navegadores. Esto, además de impactar en el funcionamiento y en la impresión del visitante, hará que necesites un continuo mantenimiento del código.

Reducir el tiempo de desarrollo y de mantenimiento:
Además de ahorrar en mantenimiento del código utilizando las características más estables, por otro lado, todos los que hemos programado sabemos lo complicado es mantener más de una base de código que haga lo mismo pero en diferentes navegadores, además del consumo de tiempo que requiere y la dificultad de mantenimiento que implica.

reloj punteroDepurar y resolver errores se convierte en una tarea más fácil con estándares.

Aunque es imprescindible que vayas probando tu web en diferentes navegadores a medida que las desarrolles, notarás que de esta forma apenas hay variaciones entre unos y otros, lo que también te ayudará a ser más productivo.

Compatibles con el ayer y el mañana:
Los estándares están escritos para ser compatibles con navegadores más antiguos, es lo que la W3C llama "retrocompatibilidad" o compatibilidad regresiva. Aunque estos navegadores no muestren el contenido exactamente igual que nosotros lo hemos desarrollado para otros más modernos, interpretarán correctamente la estructura básica de los documentos web y los mostrarán acorde con ello.

Pero además de retrocompatibilidad, cuando usamos estándares podemos pensar en el futuro y hablar de compatibilidad progresiva. Esto significa que las páginas podrán ser vistas en los actuales navegadores, y en las nuevas versiones del futuro (ya que serán retrocompatibles).

Y sobre todo, se flexible y acepta que los sitios no se tienen por qué ver de forma exactamente igual en todos los navegadores: sí, ofrecerá una mejor experiencia en los más modernos, pero al menos no se romperá cuando sea visitado desde versiones más antíguas.

visibility-512Visibilidad: 
Desde el punto de vista del SEO en los motores de búsqueda, cumplir con los estándares también garantiza mejores resultados e incrementa la visibilidad de tu página. Los documentos que son compatibles son indexados mejor, ya que su estructura y la información que contienen pueden ser accesibles y evaluados por un proceso automático de forma más sencilla.

Conversiones y migraciones:
Las webs que siguen los estándares son más fácilmente convertibles en otros formatos, como en un documento Word, o en un PDF. Esto permite más versatilidad también a la hora de usar la información y migrar de forma simple a nuevos sistemas como televisores o tabletas.

Degradación progresiva:
No me gusta el término "degradación progresiva", me parece un adjetivo peyorativo para una web que más que rebajarse se dignifica y llega a ejecutarse incluso en navegadores y plataformas con menos recursos, de forma mesurada y respetable a pesar de que haya una exención con respecto a la experiencia de usuario.

Pero oficialmente "degradación progresiva" es el término oficial para una web que es construida con la intención de que se vea bien en navegadores modernos y que cuando es visitada desde navegadores más antiguos y con menos características, aún sea funcional, aunque la experiencia de usuario y sus características, se aminoren.

Y efectivamente, también respetar los estándares hace que nuestra web pueda ser visualizada desde dispositivos con menos recursos.

anchorEstándar también significa un criterio común
Los estándares web ofrecen una serie de reglas que cada desarrollador debería seguir, aprender y entender. Familiarizarse con esta guía y construir un sitio de acuerdo con los estándares permite que futuros programadores puedan coger ese código y mantenerlo tan fácilmente como si ellos mismos lo hubieran creado.

En conclusión.

Llevamos bastantes años creando web, y mientras el consorcio W3C seguía trabajando activamente en mejorar nuestra forma de programar, no ha sido hasta hace unos años cuando hemos tomado conciencia de lo que realmente significa la necesidad de seguir unos modelos, unos patrones comunes a la hora de desarrollar.

No sabemos cuánta gente accederá a nuestros sitios a través del móvil el año que viene, ni a través de sus consolas, o de sus relojes, o si aparecerá un dispositivo nuevo que ni siquiera imaginamos ahora. Lo único que podemos predecir es que seguramente cambiará la forma de entender la web.

Cuando un usuario llegue a tu web y no sea legible, tarde en cargar, no sea funcional, no volverá a entrar en ella. Y los usuarios no se equivocan, sin darse cuenta, siempre identifican a los malos desarrolladores.

Y es que un buen desarrollador, no es el que está haciendo esos inventos, truquillos, códigos paralelos o específicos para que su web, en cada navegador funcione de una forma. No es el que se ha aprendido todas las características y toda la tecnología actual.

Es el que piensa en el futuro, el que sabe que todo se quedará obsoleto el día de mañana y orientan sus webs a que afronten el destino de la mejor forma posible.

 

Isabel Cabezas Martín
@isabelcabezasm 
Technical Evangelist

Comments (0)

Skip to main content